En Construcción

Cucurujù Aloxamento

Cucurujù Aloxamento está registrado en Turismo de la Xunta de Galicia con código VT-CO-000219

Alquiler completo. 3 dormitorios dobles, 3 baños completos, salón y cocina. Terraza, jardín, WiFi. Máximo 6 adultos y un bebé.

Un "xigante" de piedra custodia el Monte Pindo a pocos metros de la casa, construída hace más de cien años por una familia de pescadores. Cucurujù Aloxamento está entre las "furnas" (cuevas) donde se encondían los "fuxidos" de la Guerra Civil. La piedra de delante de la casa es conocida como "¡home ao monte!". Ese era el grito de aviso que lanzaba desde allí el primer vecino que subía a esconderse. Desde lo alto esperaban ¡hasta meses! si las sábanas seguían tendidas, el peligro no había pasado.

El alojamiento

Cucurujù Aloxamento no es casual. Durante años, buscamos un enclave especial. Tuvimos la fortuna de descubrir el lugar perfecto para una estancia relajada y casi contemplativa. Abierta al público en junio 2016.

Te podrás recrear en el paisaje pero, también, en la historia que rodea la vivienda. Hemos querido hacer nuestro particular homenaje al lugar convirtiendo nuestros dormitorios en testigos del pasado.

"Xigante". Es el dormitorio de la planta alta. Hace referencia al Guerrero de piedra que es ya más que un símbolo del Monte Pindo. Las formas de las rocas en este paraje histórico es algo muy característico. En nuestro jardín descubrirás también nuestra particular figura de piedra.

"Camiño das Peixeiras". Está en la planta baja. Es un dormitorio que hace un homenaje a las mujeres que, descalzas, con la cesta de pescado en la cabeza, recorrían los caminos del monte hacia el interior para hacer trueque de productos. Ellas cambiaban las capturas del mar por los productos de la tierra.

"Fuxidos" En la planta baja. Recuerda a los hombres de la zona y a los llegados de toda España que se escondían entre las piedras del Monte para no ser reclutados para combatir en la Guerra Civil. La piedra que hay en la parte delantera de la vivienda se conoce con el nombre de "home ao monte" porque desde ella anunciaba el primer escapado su presencia en las furnas (cuevas) las mujeres, e el pueblo, tendían sábanas blancas como señal de aviso de que el peligro estaba ahí. Muchos hombre llegaron a pasar meses escondidos en el Monte Pindo.

En los días de sol, la vivienda se llena de luminosidad a través de los enormes vantanales. Cuando llueve es muy interesante también descubrir cada gota en las vidrieras.Tenemos tres dormitorios con camas de 1.35 cm y tres baños completos.

Servicios y zonas comunes

Tendrás jardín privado, terraza y unas vistas inmejorables y muy despejadas al mar de Finisterre y al Monte Pindo. Desde Cucurujù accederás directamente a un camino de subida al monte.

Información y reservas

(+34) 600 82 58 92 info@cucuruju.com